Amazonas.Luego del sismo 7.5 (que no se puede prevenir) , vienen las lluvias (que sí se pueden prevenir) . 2 sectores trabajando para recuperar las vías de acceso. El privado, va informando los avances de una apertura temporal de la carretera Fernando Belaunde, pues, les está generando pérdidas millonarias el impase. El público, está arreglando trochas en mal estado que sería el acceso de emergencia para los vehículos que quieren llegar a Pedro Ruiz o Chachapoyas. Tienen los recursos, y tienen la ventaja de trabajar sin medir pérdidas ni inversión y sin tiempo límite de rendirle al estado.La diferencia es: El sector público, genera un costo social, una gran virtud de invertir para reparar lo que ellos mismos hacen mal, eso se podría llamar, cerrar la puerta del carro a la población.

El sector privado, genera un costo beneficio. Invertir para reparar las contingencias. Un privado siempre apostará por las ganancias. Inventar tramos largos para justificar y con ingeniería débil tiene su precio, pero la misma necesidad hace que se acelere los trabajos al doble de la velocidad que del sector público. Qué se está planteando para no repetir tragedias y enfrentarnos a las consecuencias de algún desastre natural a futuro? La solución es: Muchos hablan incansablemente de aeropuertos. Pero lo correcto es hablar de vuelos y si son subsidiados mucho mejor si es que queremos insistir en asistencialismo. Aeropuerto ya existe, ya lo hay. Incrementar vuelos automáticamente incrementará las medidas de un aeropuerto.

En estos momentos, direccionar presupuesto de los gobiernos locales y provinciales es lo más rápido para atender necesidades y mejorar trochas. El único impedimento podría ser, haber comprometido presupuesto bajo la mesa a otros requerimientos que pueden esperar.

Las viviendas dañadas son de adobe en su mayoria, y fácil de reparar con trabajo coordinado con la misma comunidad . A veces la ayuda termina siendo perjudicial cuando no hay coordinación y buena comunicación. Llenamos de apoyo a unos cuantos y dejamos de llegar a más personas que también necesitan de nuestra ayuda.

El proceso es largo para arreglar todo. Pero la emergencia es inmediata. Algo así como… Actuar tranquilos que estamos apurados. Pues ni el privado ni el público están midiendo perdidas económicas por lo que se compra o deja de comprar, por cada día que pase por el impase. Salvo mejor parecer. FUENTE : PERCY ZUTA CASTILLO